viernes, 5 de diciembre de 2014

Ya hay madera de castaño estructural normalizada

En el año 2009 el Centro Tecnológico Forestal y de la Madera de Asturias (CETEMAS) inició un proyecto de caracterización de la madera aserrada de castaño con la coordinación de investigadores asturianos y la colaboración del CIS-Madera (Galicia) e Incafust (Cataluña). Este ambicioso proyecto nacional de caracterización ha permitido obtener las propiedades mecánicas del castaño y establecer un sistema de clasificación visual específico hasta ahora inexistente. Este sistema de clasificación permite, al igual que ocurre con otras especies españolas como los pinos, seleccionar las mejores piezas de madera aserrada en virtud de sus características (nudos, desviaciones de fibra, deformaciones, etc.) con unos criterios objetivos y asegurar la calidad estructural de las piezas seleccionadas.

Los resultados de este proyecto se han incorporado en la norma española UNE 56546 “Clasificación visual de la madera aserrada para uso estructural. Madera de frondosas”. En paralelo se han iniciado los trámites para su inclusión en la norma europea UNE-EN 1912 que recoge las especies de madera de los distintos países europeos. De esta manera se amplían las especies españolas que se pueden utilizar como madera aserrada estructural.

La madera de castaño se ha utilizado desde hace mucho tiempo en estructuras de madera pero la normativa europea y el CTE impedían, en la práctica, su utilización al no disponer de sus propiedades mecánicas y clasificación de acuerdo con las exigencias de la normativa europea. Este problema técnico - normativo - legislativa se ha solucionado con los datos del proyecto de investigación citado. Así mismo a nivel práctico, esta normalización permite la implantación del marcado CE para madera aserrada española de castaño para su uso estructural. La posibilidad de su comercialización pone, por tanto, en valor el castaño español y el procedente de Asturias.

Para más información www.cetemas.es

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Oferta Navidad 2014: (casi) todos los libros a 15 €

Como en años anteriores, durante todo el mes de diciembre se ofrecen los libros de AITIM a 15 euros, excepto los editados este año y algún otro (especialmente los antiguos) cuya edición es personalizada y su coste de producción supera los 15 €.
Se han preparado también lotes de libros afines con un descuento suplementario.
Para su fácil localización los libros se han organizado en grandes temas: básicos, carpintería, estructuras, arquitectura, etc., aunque al final se encuentra el catálogo completo. 
Los pedidos pueden hacerse a través de la página web o mediante llamada telefónica a Carla Rosales (915 425 864) o por correo electrónico (carla@aitim.es).
Eche un vistazo a la promoción, con un formato muy sencillo: se pueden ver los títulos y los lotes simplemente pasando el cursor por encima de los iconos de los libros. Enlace:

lunes, 3 de noviembre de 2014

Manchas en frentes de armario de unos muebles de cocina

PREGUNTA
Se acaba de entregar una vivienda unifamiliar de gama alta. Lo último en instalarse han sido los muebles de cocina. Unos muebles italianos de lujo con madera de teca maciza en los frentes. Al quitar la protección se observan unas manchas repetitivas. Estos defectos son las  líneas verticales que se ven en las imágenes; estas líneas están en seis de las diecisiete puertas de los muebles de cocina. ¿Me podrían orientar sobre su origen y posible arreglo?


RESPUESTA
Evidentemente de trata de un problema estético.
 La causa con toda seguridad no se puede saber pero todo apunta a un problema de manipulación o almacenamiento de las tablas previo a su utilización.
En otros peritajes de puertas de viviendas nos hemos encontrado con situaciones parecidas con manchas similares a estas.  En aquel momento los fabricantes apuntaron a un mal almacenamiento de las chapas por apoyarlas sobre rastreles. También se puede tratar de las marcas de los flejes de los sollados de chapas. (adjunto  una foto para que se vea la similitud del problema)
Lo que si es seguro es que no es algo propio de la madera ya que son manchas totalmente rectas y en sentido perpendicular a la fibra. Probablemente solo el aserrador o el fabricante del mueble de cocina puede llegar a saber con seguridad el problema.
Nosotros en un hipotético informe solo podemos “apuntar” a las posibles causas y comentar que se trata de un defecto de fabricación y ajeno a las características naturales de la madera.

martes, 23 de septiembre de 2014

Reacción al fuego de viguetas de pino, estructurales o decorativas

PREGUNTA
La Madera de pino natural tiene una clasificación de reacción al fuego de M3 si es mayor de 18 mm. ¿Cual seria en la nueva clasificación de C-s2, d0 ?

RESPUESTA
La madera de pino para uso estructural tiene por defecto una D-s2,d0 según la norma EN 14081-1. Para una euroclase superior debe acreditarse mediante ensayo.
Otras normas para productos de madera tienen clasificación semejante aunque tendrían que mirar la norma concreta según el producto. Si es madera para un suelo interior (parquet) este producto tiene su propia norma y clasificación y tendrían que mirar en la norma de marcado CE.
Si es algo de estructuras dile que me llame o envie un correo más concreto con la consulta.

PREGUNTA 2
Gracias por la respuesta. Sólo un comentario más. La madera van en el techo pero no son estructurales sólo decorativas. Le piden un C-s2,d0. Hay unas pinturas que te dan un B-s2, d0. Hay algun tratamiento intermedio para pasar del D al C? Es correcto que para unas vigas decorativas que van en una tienda pidan esta clasificación?

RESPUESTA 2
Las vigas  de madera  según las últimas notas aclaratorias del ministerio en el DB SI no requieren requisito de reacción al fuego si superan una resistencia al fuego R30. Te adjunto enlace al documento, ver pg. página 28 último párrafo de la nota 6: http://www.codigotecnico.org/cte/export/sites/default/web/galerias/archivos/documentosCTE/DBSI/DBSI_19feb2010_comentarios_30jun2014.pdf

Los revestimientos como pueden ser entablados de madera de techo en ciertos usos, como mencionas,  requieren un tratamiento que mejore su reacción al fuego (puede ser mediante impregnación en autoclave o también hay algunos productos que se aplican por pincelado).  

Ten en cuenta que si el producto de madera que forma el revestimiento en cuestión (friso, tablero, etc.) tiene una norma armonizada vigente y declara prestaciones de reacción al fuego mejorada debe contar con Marcado CE y por tanto, disponer por tanto de una declaración de prestaciones y ensayos que lo acrediten (del producto completo, no del producto de impregnación o el barniz) . En este sentido te puedo comentar que hay tarima, friso y tablero que disponen de marcado CE como producto con reacción al fuego mejorada.

Los productos que todavía no tengan norma armonizada (por ejemplo tableros contralaminados) y cuya reacción al fuego se haya mejorado no tienen que llevar el marcado CE, pero deberán demostrar su reacción al fuego mejorada mediante ensayo en laboratorio acreditado por ENAC. Cada vez habrá menos productos sin normas armonizadas, ya que la intención de la Comisión Europea es que se elaboren dichas normas armonizadas para todos los productos.

En todos los casos consulta con el fabricante las condiciones en las que se puede  usar  el producto, ya que muchos podrían no ser adecuados para ambientes húmedos.

miércoles, 9 de julio de 2014

¿Deben las viguetas de madera considerarse también un revestimiento con una reacción al fuego determinada según el CTE?

PREGUNTA
Se ha transmitido, especialmente a través de los departamentos técnicos de los colegios de arquitectos, que en el DB SI 1 "Propagación interior - Punto 4" cuando la superficie total de las viguetas vistas superen el 5% de la superficie total, deben tener una clase de reacción al fuego C-s2, d0 ¿es esto cierto?


RESPUESTA
La cuestión ha estado en el alero. Precisamente en 2008 se hizo desde AITIM una consulta al ministerio sobre este asunto.
Se analizaba el caso planteado por un arquitecto donde se presentaba una duda de interpretación, sobre los siguientes extractos del texto:
En el apartado 4 - Reacción al fuego de los elementos constructivos, decorativos y de mobiliario - se indica que los elementos constructivos deben cumplir los valores de la tabla 4.1.
En dicha tabla se especifica para "Revestimientos de techos y paredes", y para el caso de zonas ocupables - techos y paredes la clase de reacción al fuego C-s2, d0.
En la nota 1 de dicha tabla se indica "Siempre que superen el 5% de las superficies totales del conjunto de las paredes, del conjunto de los techos o del conjunto de los suelos del recinto considerado"
La duda surgía si la parte vista de las vigas o viguetas de madera se consideran también revestimiento y debían cumplir estos requisitos de reacción al fuego, ya que en el apartado 4 se menciona "elementos constructivos" concepto de interpretación bastante abierta.
El ministerio contestó en aquella ocasión, que en efecto, los elementos estructurales lineales no estaban sujetos a exigencias de reacción al fuego, ya que, en el caso de paredes, suelos y techos, estas se aplican a elementos constructivos superficiales que constituyen el acabado de más del 5% de dichas superficies.
Con la cita a "elementos constructivos (de acabado)" se pretendía indicar que la exigencia se refiere a la unidad de obra acabada, no al material.
Tres años después de la respuesta que dio el ministerio se produjo un cambio de criterio, ya que parecía poco razonable mantener dicha exclusión cuando en muchos casos, sobre todo en el caso de techos con vigas, éstas presentan una superficie total expuesta muy superior a la que presentaría el acabado de techo, si este fuese plano, el cual sí debería cumplir la reacción al fuego conforme a SI 1-4.
Por ello, a partir de 2011 el ministerio pasa, en sus interpretaciones al CTE, a considerar excluidos de facto los elementos estructurales lineales únicamente cuando representen menos del 5% de la superficie del techo en el que se encuentren, en el caso de vigas, o de las paredes, en el caso de pilares.
Esta nueva interpretación pasó a difundirse capilarmente a los técnicos especialmente a través de los colegios de arquitectos.
La medida suponía un severo revés para las estructuras de madera, especialmente en el caso de forjados vistos y particularmente en rehabilitación.
Un equipo de técnicos del sector de la madera, coordinados por AITIM, acometió el trabajo de profundizar en el tema, ver cómo se solucionaba en otros países y aportar esta información al ministerio. Fue un trabajo concienzudo que llevó tiempo.
Por parte del ministerio -como siempre- todo fueron facilidades para el diálogo y el intercambio de opiniones. Unos pocos meses después se nos avanzaba que se había tenido en cuenta la información aportada por AITIM y a finales de junio de este año ha salido ya publicado en comentarios de la última versión del DB SI la exclusión de la exigencia de reacción al fuego para los elementos estructurales.


viernes, 6 de junio de 2014

¿Hay equivalencias entre FSC y PEFC?

PREGUNTA
A ver si me puedes ayudar. Resulta que en una obra me han pedido que la madera tenga el certificado FSC para la clasificación LEED de la obra. Pero la madera que me han enviado desde el almacenista tiene el certificado PEFC SGS-PEFC/COC-1531. Y dicen en la obra que no vale, que tiene que ser FSC. Pero, la pregunta es. ¿No es el mismo certificado, pero el PEFC europeo y FSC Estadounidense?. 

RESPUESTA
No, tanto FSC como PEFC son certificaciones internacionales.
En respuesta a tu pregunta sobre la equivalencia de ambas certificaciones, en efecto sí hay un documento oficial que la reconoce. En la resolución 16/02/2006 del Parlamenteo Europeo (se puede buscar en Internet) la madera que lleva cualquiera de los  sellos FSC y PEFC ofrece garantía de legalidad y sostenibilidad en su aprovechamiento. En FSC niegan validez (a fecha de hoy) a PEFC pero no así a la inversa.

martes, 27 de mayo de 2014

Nueva norma de madera laminada

Acaba de ser aprobada la nueva versión de la norma EN 14080:2013 para productos laminados encolados. La norma, que cambia notablemente respecto a su versión anterior, es fruto de un intenso proceso de redacción y discusión que ha dado lugar a más de 100 páginas de texto.
La nueva norma EN 14080:2013 incluye y unifica todos los requisitos de producción, control y ensayo de la madera laminada encolada, anteriormente recogidos en un excelente catálogo de normas a las que sustituye (normas EN 385, EN 386; EN 387; EN 390; EN 391; EN 392; EN 1194 y EN 14080:2005). Como novedad principal incluye en su objeto a los dúos y tríos de madera laminada y otras variantes de productos  no recogidos previamente en la normativa como las piezas de madera laminada encoladas entre sí.
Los dúos y tríos de madera encolada son piezas realizadas con láminas más gruesas (más de 45 mm y menos de 85) que sustituyen a las vigas, pilares, pares, de madera aserrada maciza. Sus diferencias respecto a la madera laminada tradicional son, además del grosor de lámina (máximo de 45 mm para la laminada), su forma de instalación, ya que el laminado puede ser  vertical lo que hace menos visible el laminado y lo aproxima  a la madera aserrada, con la que compite.

Entre las grandes ausencias en esta nueva norma se encuentra la madera laminada de frondosas, que probablemente será objeto de una norma específica más adelante. Este producto, en fase de expansión, actualmente se viene certificando a través de evaluaciones de idoneidad técnicas y sellos de carácter voluntario.