viernes, 12 de agosto de 2016

Clases de servicio y clases de uso: parecidos y diferencias

CLASES DE SERVICIO (propiedades mecánicas)

El contenido de humedad de la madera y de sus productos derivados influye en sus propiedades mecánicas, de tal forma que al aumentar su contenido de humedad disminuyen las propiedades mecánicas. Para tener en cuenta este factor en el cálculo se establecen tres clases de servicio, que se mencionan a continuación, en las que puede encontrarse la estructura

Clase de servicio 1
Se caracteriza por un contenido de humedad en los materiales correspondiente a una temperatura de 20 ± 2º C y una humedad relativa del aire que sólo exceda el 65 % unas pocas semanas al año. En esta clase el contenido de humedad medio de equilibrio higroscópico en la mayoría de las maderas de coníferas no excede el 12%. Las estructuras bajo cubierta y cerradas, generalmente pertenecen a esta clase de servicio.

Clase de servicio 2
Se caracteriza por un contenido de humedad en los materiales correspondiente a una temperatura de 20 ± 2º C y una humedad relativa del aire que sólo exceda el 85% unas pocas semanas al año. En esta clase el contenido de humedad medio de equilibrio higroscópico en la mayoría de las maderas de conífera no excede el 20%. Las estructuras bajo cubierta pero abiertas y expuestas al ambiente exterior, como es el caso de cobertizos, suelen considerarse como pertenecientes a esta clase de servicio. La estructura de una cubierta que se encuentre ventilada y en climas húmedos puede asignarse a esta clase de servicio.

Clase de servicio 3
Se caracteriza por aquellas condiciones climáticas que conduzcan a contenidos de humedad superiores al de la clase de servicio 2. En la clase de servicio 3 se encuentran las estructuras expuestas a la intemperie, en contacto con el agua o con el suelo. Como ejemplos se mencionan las pasarelas, embarcaderos, pérgolas, etc.

CLASES DE USO (degradación de la madera)

Las clases de uso valoran la posible degradación de la madera ocasionada por los organismos xilófagos y sirven para definir el tipo de protección de la madera a aplicar (producto protector, método de tratamiento, penetración y retención a alcanzar por el productos protector).

Clase de uso 1 (CU 1)
Situación en la que la madera o material derivado de la madera se utiliza en el interior de una construcción y no expuesto a la intemperie ni la humidificación.

-          El ataque por hongos cromógenos o por hongos xilófagos es insignificante y siempre accidental.
-          Es posible el ataque por insectos xilófagos incluyendo las termitas, aunque la frecuencia y la importancia del riesgo depende de la ubicación geográfica (1)

(1) Si las normas nacionales no especifican el riesgo de ataque por insectos, se recomienda consultar a los expertos locales o nacionales respecto al riesgo de ataque por insectos

Clase de uso 2 (CU 2)
Situación en la que la madera o material derivado de la madera se encuentra bajo cubierta y no expuesto a la intemperie (en particular a la lluvia horizontal) en la que puede estar sometido a una humidificación ocasional pero no persistente.

En esta clase de uso puede producirse condensación superficial en la madera y materiales derivados de la madera.

-          Se puede producir ataque por hongos cromógenos y por hongos xilófagos.
-          Es posible el ataque por insectos xilófagos incluyendo las termitas, aunque la frecuencia y la importancia del riesgo dependen de la ubicación geográfica. (2)
(2) Puede darse exposición limitada a la radiación solar.

Clase de uso 3 (CU 3)
Situación en la que la madera o material derivado de la madera esta por encima de suelo y expuesto a la intemperie (en particular a la lluvia).

-          Se puede producir ataque por hongos cromógenos y por hongos xilófagos.
-          Es posible el ataque por insectos xilófagos incluyendo las termitas, aunque la frecuencia y la importancia del riesgo dependen de la ubicación geográfica.1

El grado de exposición puede ser muy diferente por lo que según los casos, la clase de uso 3 se puede subdividir en dos subclases: la clase de uso 3.1 y la clase de uso 3.2.

NOTA: el riesgo de alteración por los hongos depende de las condiciones climáticas y de la utilización  (temperatura, humedad relativa, lluvia horizontal, condiciones estructurales, detalles de diseño y prescripciones sobre mantenimiento).

- Subclase 3.1 (CU 3.1)
En esta situación los productos de madera y materiales derivados de la madera no permanecen húmedos durante largos periodos. El agua no se acumula.

NOTA: Esto puede ser posible por ejemplo mediante la aplicación de productos de acabado mantenidos y adecuados o mediante un diseño adecuado o una orientación de los elementos que permita la evacuación del agua y el secado rápido.

- Subclase 3.2 (CU 3.2)
En esta situación los productos de madera y materiales derivados de la madera permanecen húmedos durante largos periodos. El agua puede acumularse.

NOTA: Los elementos no están orientados de forma que permitan la evacuación del agua ni diseñados para secar rápidamente.

Clase de uso 4 (CU 4)
Situación en la que la madera o los materiales derivados de la madera están en contacto directo con el suelo y/o el agua.

-          Se puede producir ataque por hongos cromógenos y por hongos xilófagos.
-          Es posible el ataque por insectos xilófagos incluyendo las termitas, aunque la frecuencia y la importancia del riesgo dependen de la ubicación geográfica.1

NOTA: la madera y productos derivados de la madera que están permanentemente sumergidos o completamente enterrados y saturados de agua no son susceptibles de ataque por hongos  pero pueden ser atacados por bacterias.

Clase de uso 5 (CU 5)
Situación en la que la madera o los materiales derivados de la madera están sumergidos en agua salada (agua de mar o agua salina) de forma regular o permanente.

-          El ataque por invertebrados marinos es el problema principal, especialmente en aguas templadas donde organismos tales como Limnoria spp. Teredo spp y pholades pueden ocasionar daños importantes.
-          Pueden también producirse ataques por hongos xilófagos o desarrollarse mohos superficiales y hongos cromógenos de azulado.
-          La parte aérea de determinados elementos, por ejemplo los pilotes de muelle puede estar expuesta al ataque por insectos xilófagos.

RESUMEN

Es necesario distinguir estos dos conceptos y no confundirlos.

La clase de servicio es un concepto necesario para el cálculo de las estructuras de madera, mientras que las clases de uso es necesario para definir la protección de la madera.

En algunos productos estructurales como la madera maciza encolado o los tableros contralaminados, sus normas de productos especifican su limitación a determinadas clases de servicio (en este caso se pueden utilizar en las clases de servicio 1 y 2). Mientras en otros productos, como la madera laminada encolada, las normas indican que se pueden utilizar en todas las clases de servicio, desde la 1 a la 3.

En relación con las especificaciones de las clases de uso para la protección de los productos de la madera, tanto en los elementos de madera maciza como en los encolados, es necesario tener en cuenta:
-          La durabilidad natural de la madera de duramen de la especie de madera utilizada (1).
-          La impregnabilidad de la madera de albura y de duramen (2).
-          La penetración y la retención del producto protector de la madera alcanzados en el elemento de madera (3).
-          En el caso de los productos encolados, la calidad o clase de encolado (4).
-          Los detalles constructivos que aminoren la acción de los organismos xilófagos, de las inclemencias atmosféricas (sol y lluvia) o de cualquier otro agente que pueda degradar la madera.

(1)    La madera de albura de cualquier especie, mientras no se disponga de datos concretos, debe considerarse como no durable. En la norma EN 350-2 se recoge información de la durabilidad natural de la madera de duramen de las especies de madera más utilizadas. En el caso de que se quisiera utilizar exclusivamente madera de duramen hay que tener en cuenta el coste que supondría escoger solamente el duramen siempre y la posibilidad de diferenciarla visualmente o por otro método (por ejemplo por colorimetría, al aplicar reactivos químicos especiales la madera de duramen toma un color diferente a la de albura)
(2)    Los datos de impregnabilidad de la madera de albura están recogidos en la norma antes citada EN 350-2. En principio la madera de albura suele ser impregnable mientras que la de duramen suele ser difícilmente impregnable o no impregnable, pero depende de la especie de madera.
(3)    En los informes de eficacia de los productos protectores de la madera registrados se especifican los datos de penetración y retención obtenidos para cada clase de uso de acuerdo con la normativa europea de ensayos. Dichos informes deben ser emitidos por organismos acreditados o de reconocido prestigio.
(4)    En el caso de los productos encolados, como por ejemplo los tableros contrachapados, perfiles laminados para carpintería, madera laminada encolada, etc.; la normativa de cada producto indican los ensayos a realizar para caracterizar y comprobar su prestación interior o exterior.

Como información complementaria hay que indicar que para algunos productos utilizados al exterior o al exterior bajo cubierta, es necesario aplicar productos de acabado. En estas situaciones, además de los organismos xilófagos (bióticos), también actúan organismos abióticos (como el sol y la lluvia) que pueden alterar el aspecto estético de la superficie de la madera y en algunos casos facilitar la degradación que producen los organismos bióticos.

En resumen, en las clases de uso hay que tener en cuenta las propiedades o prestaciones inherentes a la propia madera junto, cuando corresponda, la calidad del encolado de las piezas de madera.

En la tabla siguiente se expone, con carácter informativo, la equivalencia entre clases de uso y clases de servicio, resaltando que la clase de servicio 3 podría incluir diferentes clases de uso que deben demostrarse para elegir la que correspondan en cada situación.

CLASE DE USO
CLASE DE SERVICIO
Clase de uso
Contenido humedad de la madera (H)
Contenido humedad de la madera (H)
Clase de servicio
1
Interior, bajo cubierta


máxima 20%

inferior al 12%

1
2
Interior o bajo cubierta


Ocasionalmente
> 20%

inferior al 20%

2
3 Al exterior, por encima del suelo

3.1 protegido
3.2 no protegido




Frecuentemente
> 20%




superior al 20%




3
4 Al exterior, en contacto

4.1 con el suelo o con agua dulce
4.2 con el suelo (intenso) y/o con agua dulce


Permanentemente
> 20%
5
En contacto con agua salada

Permanentemente
> 20%

Tabla Resumen de las Clases de uso - Clases de servicio


jueves, 9 de junio de 2016

Nuevas tecnologías para envejecer suelos

Qué significa exactamente un parqué envejecido? 
Es un proceso, como muchos otros, a través del cual, se pueden utilizar pavimentos antiguos, envejecer artificialmente o simular antigüedad a un pavimento nuevo.
Tomamos tablas y se les hace volver atrás en el tiempo y crear la impresión de que se han fabricado o producido en otra época y se han usado durante muchos años.
Existen diversas técnicas manuales y mecánicas para aplicar esas huellas del envejecimiento. Si se emplean medios mecánicos, hay que evitar la duplicación el patrón utilizado para dañar el suelo evitando así su efecto artificial.

Viejo o antiguo?
Cualquiera que recupera un suelo de madera de una demolición de una casa de campo u otro edificio del siglo pasado, presumiblemente obtiene un  parqué viejo más o menos atractivo, pero no se tata necesariamente de un parqué antiguo. Hay muchas discusiones sobre la distinción entre viejo y antiguo. Pero es, la industrialización, especialmente con las primeras máquinas de carpintería, la que marca la diferencia entre antiguo y viejo y esto ocurre en torno al año l800.

Defectos en el mecanizado de la madera
Antes de ese período, los tablones de madera eran aserrados de forma manual. 
El tronco del árbol se colocaba sobre un andamio o estructura caballete. Una persona se situaba en la parte superior y otra debajo del tronco teniendo que trabajar con un sierra de mano o de cuadro. Es fácil imaginarse el resultado del aserrado: los tablones no tendrían ciertamente una superficie muy regular. tan suave y sin daños como las de hoy. Si recordamos también que los tablones no estaban lijados, sino rasposos, nos damos cuenta en seguida de que un suelo de madera “antiguo” revela toda una serie de defectos “naturales”, que se mantienen a día de hoy. Otro punto de diferencia es el color de la madera.

El color oscuro de la nuestra
En el pasado las casas no se calentaban uniformemente como hoy en día. Eso significaba que el contenido de humedad era fácilmente superior al 55%. El ácido tánico del interior de la madera se oscurece cuando entra en contacto con el agua. Por eso la madera de color amarillo o color miel nunca puede ser antigua. ¿A qué viene esta disquisición? Cualquiera que quiera restaurar un parqué o un suelo de madera a su antigua gloria tiene que comprobar primero si es o no es un piso antiguo. Un piso antiguo puede ser restaurado pero nunca renovado. 
Después de todo, renovar suelos de madera casi siempre significa un lijado somero (lo que llamamos comúnmente un acuchillado). Pero lijar un piso antiguo significa también eliminar sus aberraciones naturales y, por lo tanto, la riqueza de ese suelo. ‘Restaurar’ significa volver al estado original, mientras que ‘renovar’ significa volver algo ‘como nuevo’.



Suelos muy “trillados”
Más allá de que la apariencia concreta de un suelo es el resultado de la tecnología y el color es el resultado de circunstancias externas y la edad de la madera, su carácter único proviene de su uso real. Según los expertos en la materia (como los anticuarios) un piso antiguo es auténtico cuando sus tablas siempre han servido como pavimento y la cara más “trabajada” es su lado superior, aspecto que obviamente, no puede imitarse.

Técnicas de envejecimiento
Como ya hemos dicho, hay tres grandes grupos de características de los suelos antiguos: el color oscuro, los vestigios de la antigua técnica de mecanizado de la madera y las trazas de su uso, que dan como resultado un madera más oscura y con marcas, efectos todos ellos que pueden imitarse y reproducirse de forma individual o combinada en los nuevos pavimentos de madera envejecidos artificialmente.

Imitando técnicas antiguas
Existen actualmente equipos que consiguen ese efecto antiguo, cuyo cepillado raspado recuerda las viejas y defectuosas cepilladoras de acción unidireccional que sacaba el relieve la vetas de la madera. Un equipo así puede quedar perfectamente integrado en una línea de producción actual. Estas máquinas se encuentran en varios anchos y pueden ser equipadas con diversos cepillos. 
Otro efecto efecto interesante es el de la máquina de sierra de hilo primitiva, donde quedaba marcado el movimiento de vaivén de la sierra.

Envejecimiento del color
El roble es la especie-reina en cuanto a envejecimiento del color ya que puede ser tratada como ninguna otra madera en decenas de formas, aparte del clásico barnizado, aceite, cera (cera dura) o jabón. 
El roble también se presta a todo tipo de técnicas especiales tanto térmicas como químicas, como tratamiento previo de teñido, madera lavada o puesta en remojo, blanqueada, etc.  
El roble europeo es también particularmente adecuado para la técnica del ahumado.

Imitar los daños de desgaste
Los arañazos y golpes en los pavimentos muestran por un lado las trazas del desgaste  y los vestigios de ataques de insectos y otros organismos por otro. 
Por eso mediante la realización de pequeños agujeros, podemos imitar a la carcoma, que se encuentra a menudo en el pino o reforzar el efecto de desgaste de la tarima realizado con máquinas modernas de batido para erosionar los pavimentos. Su principio es bastante simple: los tablones se colocan en un tambor lleno de tornillos, clavos, y cosas semejantes, el cual, al girar, lanza los los elementos sueltos contra las paredes internas del tambor, causando daños en su superficie, lo que le produce un envejecimiento acelerado.

Adaptado y resumido de la revista Floor Forum nº 76 del artículo Distreesing without duplication

Secado/curado de barnices para suelos in situ con radiación UV

La revista Floor forum international trae, en su número 7 de este año 2016, un interesante artículo sobre este tema, del que extraemos lo que nos ha parecido más interesante.

Curado de barnices in situ con rayos UV
Ya existen máquinas equipados con lámparas UV para el curado rápido in situ, de barnices. Técnicamente están mejorando el tiempo. El reto ahora es convencer a los instaladores de suelos para hacer el cambio. 

De la ciencia a la industria
La técnica del curado de barnices con rayos UV ha sido precedida por el progreso científico que se remonta incluso hasta a mediados del siglo 17 hasta los días en que Isaac Newton descubrió la colores del arco iris y sentó las bases de lo que llamamos el espectro de la luz
espectro. Hoy en día, se aplica este conocimiento científico a los procesos industriales diarios.

El espectro de la luz
Todas la frecuencias de rayos electromagnéticos juntos forman el llamado espectro de luz. La palabra espectro fue considerada originalmente como “lo que puede ser visto. Sin embargo, hoy en día, se sabe que el espectro es mucho más amplio que la parte que podemos observar. La luz visible cae aproximadamente en el centro del espectro. Los ojos humanos ven la luz, porque la retina contiene células que son sensibles
a una zona de longitud de onda concreta. Por lo tanto, esta es una percepción subjetiva.
Es por eso que algunos animales ven la luz de manera diferente, por ejemplo, las abejas reaccionan a los rayos UV de manera diferente a como lo hacen las serpientes de cascabel a luz infrarroja.

Luz UV
Todos los tipos de rayos electromagnéticos contienen energía. La energía de los rayos infrarrojos es percibida por nosotros como calor. Sin embargo, la parte ultravioleta contiene mucha más energía que la parte de los rayos infrarrojos. Cada longitud de onda tiene su propia cantidad de energía.
Cuanto más corta es la longitud de onda, mayor es el nivel de energía. La luz UV es la parte del espectro con radiación entre 40 y 400 nm.
La luz UV no emite ningún calor, pero rompe la unión entre los componentes básicos de las sustancias, también llamadas moléculas. La luz ultravioleta puede incluso causar la extinción de determinadasm sustancias.

¿Porqué el curado o secado con rayos UV?
Por qué debemos curar con luz UV y cuáles son los principales beneficios?
Bajo condiciones de producción el curado con luz UV es útil debido al rápido proceso de curado. Eso significa que los elementos de trabajo tratadas quedan inmediatamente listas para su posterior procesamiento y eso es sin duda una gran beneficio. Por otra parte, el curado UV no requiere altas temperaturas y el túnel de curado ocupa menos espacio que un horno de secado tradicional.
Otro aspecto importante es el medio ambiente es, obviamente más beneficioso, ya que el proceso implica pocos o ningún disolvente. Se podría decir que el curado UV es el mecanismo de curado más consistente y sin errores entre los disponibles en la actualidad.

Curado o secado del barniz in situ
Evidentemente, sería incorrecto decir que la radiación UV únicamente puede realizarse en aplicaciones industriales. Una aplicación de luz UV para el curado de empastes en el dentista es ahora algo muy común. En otras palabras, los rayos UV salieron de las fábricas hace mucho tiempo. Desde hace unos años, hemos sido testigos de la aparición de aparatos de rayos UV, que pueden desplazarse a donde se necesite. Sus principios y métodos de trabajo son comparables al proceso industrial. El acabado UV, tanto si es o como si no está precedido por una capa-base o imprimación UV, se aplica con un rodillo tradicional, al igual que los barnices mono-componentes en base agua. Una vez aplicado, el barniz necesita unos 45 minutos para secar al aire natural, y luego se utiliza una máquina UV accionada a motor a través de toda la planta (a un ritmo aproximado de 200 m2/ h). Hay una lámpara UV portátil para los laterales y lugares inaccesibles.
Como ya hemos dicho, una vez finalizado el suelo, puede ser utilizado inmediatamente. Para utilizar lámparas UV, los instaladores deben llevar ropa adecuada, que generalmente se proporciona con el propio aparato.

Efecto bola de nieve 
“Comenzar con nueva tecnología es siempre un reto: dice Rob Muller, de Decorad, la empresa de Países Bajos, que es pionera en este campo. ‘La historia de los rayos UV para aplicaciones in situ funciona como una bola de nieve: Se inicia lentamente, pero crece de forma visible. “El desarrollo del número de productores de barnices especiales UV ha aumentado, y eso dice mucho. Por otra parte, las cualidades de estos acabados y el valor añadido del curado con UV in situ se está integrando entre los profesionales y los gestores de proyectos. Entre sus principales clientes, tales como gestores de los aeropuertos, cadenas minoristas u hospitales, se están decantando decididamente por el acabado in situ con UV y algunos de ellos incluso están comprando sus propios equipos para que sus empleados puedan hacerlo por sí mismos. Es sólo una cuestión de tiempo antes de que otras marcas aparen en el mercado.

Equipos de Decorad
Decorad ha desarrollado un FLOORMATE (máquina de piso) y un (lámpara de mano) específicamente para su uso en instalaciones. El FLOORMATE tiene una anchura ideal (el resultado máximo que se puede conseguir utilizando un enchufe normal), comentarios Sr. Muller, ‘Eso es necesaria para asegurarse de que se puede caminar detrás de la máquina sin dañar las partes de la instalación, que aún no han sido curados por la lámpara UV.
Además es esencial tener un ancho mínimo concreto porque debe haber un mínimo de solapamiento cuando se seca el barniz. “Después de todo, la dosis de radiación se ha de dar al recubrimiento para llevar a cabo sus propiedades para el lleno. El FLOORMATE es normalmente de acero inoxidable pero a petición de los profesionales, también se construye de aluminio, que es algo más ligero para los instaladores que trabajan solos y en relativamente pequeñas áreas.

Son estos equipos compatibles con cualquier barniz UV?
Los distintos fabricantes de máquinas UV trabajan con diferentes lámparas. El Sr. Muller dice: Hemos decidido utilizar la lámpara UV más segura, sin ozono y sin la parte más dañina de la radiación UV-C. La mayoría de los productores de barnices también han desarrollado sus productos sobre la base de esta lámpara más segura. Casi todos los barnices para suelos se pueden secar/curar con el Decorad FLOORMATE y el Handmate. “Sin embargo, hay algunos acabados (los conocidos como completamente sólidos) que requieren una lámpara diferente (con ozono). Prosigue Muller. La ventaja de nuestras máquinas es que es fácil cambiar los diferentes tipos de lámparas. Futuros desarrollos como los sistemas de barniz pigmentado, pueden también secarse/curarse con nuestras máquinas, que utilizan una lámpara de galio especial. Sólo se tardan unos minutos en cambiar la lámpara, incluída la carcasa.

Rápida recuperación de la inversión
Un paquete completo de la FLOORMATE + Handmate con todas las cajas de transporte y los costos de equipo de protección superiores no supera los 10.000 € . “Es una inversión importante según Muller,” pero que se recupera pronto.

Los clientes pagan por sus beneficios
¿Existe un gran beneficio para el propietario del suelo ver que está listo para su uso tan solo después de un sólo un día o una noche sin pérdida de facturación? Si es así, el instalador puede cobrar más por metro cuadrado, no solamente considerar los costes adicionales y pasarlos a sus clientes, sino también los beneficios financieros que también deben tenerse en cuenta como margen extra.

Depreciación
La durabilidad de estas máquinas significa que el período de amortización es también más largo de lo normal. Con un uso normal, estas máquinas se pueden esperar un uso de, al menos, cinco años. El reemplazo anual de la lámpara (incluyendo la carcasa interior y el reflector) es el único gasto recurrente (renovar el reflector es de vital importancia para la salida de los UV. En algunos países se pueden comprar mediante leasing.

¿Cómo funciona el secado/curado con radiación UV
El secado/curado con radiación UV se realiza por medio de la exposición con luz UV. La luz UV está presente en la luz solar y en las lámparas fluorescentes. En ambas fuentes la luz no es lo suficientemente potente, de forma natural, para esta técnica de secad/curad rápido, por lo que se hace uso de lámparas UV especiales. Se añade un fotoiniciador al barniz de dispone de un agente de unión especial. Éste es activado por la radiación UV. El fotoiniciador desaparece bajo la influencia de la radiación UV directa y por la presencia de radicales libres que generan la reacción de curado (polimerización). Esto junta las moléculas de resina entre sí hasta crear una red tridimensional muy fuerte.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Son obligatorias las normas UNE? ¿Y las de parqué?

El debate sobre la obligatoriedad o no en el cumplimiento de las normas UNE es bien simple y se pude zanjar con una sencilla frase: “Las normas UNE NO son documentos de cumplimiento obligatorio”. Ahora bien, como en todo tema de debate en esta vida existen los claroscuros y los medios tonos, las cosas no suelen ser (normalmente) ni negras ni blancas y la cuestión de la obligatoriedad de las normas UNE tiene también sus matices.

En primer lugar hay que decir que las normas UNE bien sean solo nacionales (como ocurre por ejemplo con las de instalación de parquet de interior o de tarima exterior) o bien sean normas europeas (casi todas las demás normas UNE de parquet) son documentos obtenidos por consenso, generalmente elaborados por un grupo de expertos (llamados comités de normalización) en el que se supone que están representados (o deberían estarlo) todos los agentes implicados alrededor de un producto o servicio (entidades de normalización, administración, fabricantes, instaladores, distribuidores, laboratorios, organizaciones de consumidores, asociaciones gremiales, centros de investigación etc.). Desgraciadamente no siempre están representadas todas estas partes y eso hace que a veces la redacción final de un documento pueda quedar “sesgada” en mayor o menor medida por los intereses de uno o más de estos grupos. Por tanto se supone que una norma debería recoger el conocimiento técnico o científico más actualizado existente sobre un determinado aspecto en particular.

En segundo lugar son documentos sometidos a un procedimiento de información pública a través de los canales oficiales, que son a nivel nacional el Boletín Oficial del Estado (BOE) o a nivel europeo el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE). Durante este procedimiento de información pública los organismos de normalización están obligados a poner a disposición de cualquier persona física o jurídica que así lo solicite el texto de la norma, para que se puedan plantear las observaciones que se consideren oportunas. Y dichas observaciones (salvo que sean disparatadas) tienen que ser estudiadas y recopiladas por el secretario del comité o grupo de trabajo que este desarrollando la norma y tienen que ser contestadas, es decir tiene que responderse en sentido de aceptación o de rechazo (con las justificaciones que procedan) a la entidad o persona que las ha planteado.

Además de lo anterior hay que decir que en todas las fases de redacción de una norma hay que cumplir un protocolo estricto y unas “reglas de juego” que establecen los organismos de normalización (en el caso de España AENOR) y que son muy parecidas entre las entidades de normalización de los distintos países. Durante todo el desarrollo de la norma y hasta su publicación, las actividades del comité o grupo de trabajo son “estrechamente” vigiladas por técnicos del organismo de normalización que corresponda, precisamente para asegurar que se respetan las reglas y que no se producen situaciones de “abuso”, de sobrerepresentación u otras de las que se pudiera derivar una redacción imparcial o incorrecta.

Por todo lo anterior resulta evidente que las normas UNE a falta de otros documentos que regulen una materia en particular, se toman como referencias por las empresas en su actividad, por los agentes de la construcción (empresas promotoras, constructoras, arquitectos y aparejadores) y en última instancia por los tribunales de arbitraje y por los jueces.

Pero es que además existe la posibilidad de que una norma UNE pueda  ser efectivamente de cumplimiento obligatorio y es el caso de las normas que son citadas como referencia en documentos de mayor rango (Documentos Básicos, Reglamentos). Cuando una norma UNE es citada en uno de estos documentos como soporte de una especificación o requisito determinado que debe cumplirse obligatoriamente, pasa a ser a su vez una norma de cumplimiento obligatorio.

En el ámbito del parquet tenemos dos ejemplos muy claros de esta situación.

El primero de ellos lo tenemos a través del Reglamento Europeo de Productos de la Construcción (Reglamento Nº 305/2011, de 9 de marzo de 2011). Este reglamento de cumplimiento obligatorio establece (entre otros muchos aspectos) las condiciones para el marcado CE de los productos que se incorporan de forma permanente a la construcción y que están afectados por uno o más  de los siete requisitos básicos  que se fijan en el Anexo 1 del reglamento.

El parquet es un producto que se incorpora de forma permanente a la construcción y está afectado por varios de los siete requisitos (ahorro de energía y aislamiento térmico, seguridad en caso de incendio, higiene salud y medioambiente, seguridad de utilización, protección con el ruido, y utilización sostenible de los recursos naturales).

Pues bien la norma UNE-EN 14342 “Revestimientos de suelo de madera. Características, evaluación de conformidad y marcado” establece entre otros aspectos las condiciones en que se debe realizar el Marcado CE de los distintos tipos de parquets así como otros aspectos relacionados como el contenido y esquema de las Declaraciones de Conformidad, el Sistema de evaluación de conformidad aplicable etc. Es por tanto una norma de cumplimiento obligatorio

Otro ejemplo lo tenemos en el caso de la resbaladicidad. El Código Técnico de la Edificación (documento que es un desarrollo de la Ley de Ordenación de la Edificación y por tanto de cumplimiento obligatorio) está integrado por un conjunto de documentos básicos relativos a distintos aspectos que deben cumplir las obras de edificación. Entre estos documentos básicos está el DB-SU (documento Básico Seguridad de Uso) y dentro de este, en el apartado SU-1 Seguridad frente al riesgo de caídas se establecen distintas clases de resbaladicidad de los revestimientos de suelo que afectan también al parquet. Pues bien, la norma de ensayo referida  en el DB SU-1 (ensayo del péndulo Charpy según l UNE-ENV 12633) pasa de esta forma a convertirse en una norma de cumplimiento obligatorio.

Vemos por tanto que bien sea por la vía indirecta es decir por su carácter de documentos consensuados, públicos y redactados bajo unas condiciones muy determinadas, o bien por la vía directa (citados el Leyes y Reglamentos ) las normas UNE de parquet (así como las de otros muchos productos de construcción) pueden llegar a considerarse (o se consideran de hecho) como documentos de obligado cumplimiento.


martes, 17 de mayo de 2016

Cuál es el grosor adecuado en las puertas de madera de interior

PREGUNTA
Estamos realizando una obra pequeñísima de 7 viviendas. La constructora ha contratado con nosotros (la carpintería) puertas de 35 mm de grosor. Hemos llevado 1 puerta de muestra a la obra . Al ver la puerta la propiedad ha dicho que la puerta esta muy bien, pero que en otra obra han puesto puertas de 40 mm y que las quieren así. El problema, es que las puertas las tengo en mi carpintería. Por todo esto, la constructora me pide, que de alguna manera justifiquemos que la mayoría de las puertas que se ponen en las viviendas son de 35 mm y que de otros grosores se fabrican, pero no son estándar.  En la memoria de la obra y los planos, no especifica el grosor de la puerta, por lo que si hacemos un escrito explicativo, lo tienen fácil para convencer que pongan las puertas de 35 mm.

RESPUESTA
En relación a su  consulta la norma UNE 56802 indica las dimensiones de las hojas de puertas de interior que se pueden utilizar, que te incluyo a continuación.
Lo único que se podría decir es que la hoja de puerta más utilizada, de entre las que menciona la normativa, es la de 2030 x 725 x 35 
mm

martes, 3 de noviembre de 2015

Fantástica entrevista a José Luis Manzanares Japón, ingeniero de caminos, sobre puentes y otras historias

José Luis Manzanares Japón (Sevilla, 1941) es Doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, catedrático de Estructuras de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla, académico de la Real Academia de Ciencias de Sevilla y de la Academia de Ciencias Sociales y de Medio Ambiente de Andalucía, fundador y director de AYESA, unas de las ingenierías más importantes del país. Ha concedido una interesante entrevista al Blog Estructurando, que se puede encontrar en el siguiente enlace: http://estructurando.net/2015/06/08/entrevista-a-d-jose-luis-manzanares-japon/