lunes, 10 de marzo de 2014

Legalización de una casa de madera y cumplimiento del CTE

PREGUNTA
Quisiera hacer una consulta en relación a una vivienda de madera que se construyo en el 2007 y que le afectaba el CTe. El cliente compró los materiales y se la monó un carpintero. La edificación se realizó ilegalmente pero como es legalizable el Ayuntamiento pide proyecto de legalización. He podido consultar en foros que para cumplir el DB-SI en casas de madera no es tan sencillo, pues para garantizar SI es necesario realizar aplacados con placas de cartón yeso o bien pintar con pinturas intumescentes. La vivienda es entera de madera, tanto en el interior como en el exterior. Las preguntas serían;
1. ¿Es posible cumplir con las exigencias básicas del CTE  para una vivienda ejecutada con madera en el 2007?.

 2. Actualmente para las casa de madera se emplea algún tipo de producto que facilite el cumplimiento del DB SI? 

RESPUESTA
1. Es posible pero habría que demostrar que cumple las exigencias de Resistencia al Fuego que indica el CTE (basándose en la velocidad de carbonización y utilizando el método de cálculo que especifica el CTE)

 2. Si la estructura de madera no cumple con la Resistencia al Fuego, la única solución sería protegerla con otros materiales (por ejemplo placas de yeso). La otra opción sería aumentar la sección de las vigas de madera, pero que no parece viable al estar ya instaladas las vigas.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Reacción al fuego de una fachada de madera

PREGUNTA
Estamos  redactando en la actualidad un proyecto para la ejecución de un edificio en un clima marítimo cuya fachada está revestida en un porcentaje bastante alto de lamas de madera.
Nuestra duda es si esta madera hay que revestirla con algún material que haga que su reacción a fuego cumpla con B-s3, d2 o no sería necesario. En caso de que no sea necesario, le rogaríamos que nos lo argumente para poder incluirlo en nuestra memoria.

RESPUESTA

La reacción al fuego exigible es la que indica el CTE, que te incluyo con los comentarios de diciembre de 2013 que es la siguiente:



4 La clase de reacción al fuego de los materiales que ocupen más del 10% de la superficie del acabado exterior de las fachadas o de las superficies interiores de las cámaras ventiladas que dichas fachadas puedan tener, será B-s3,d2 hasta una altura de 3,5 m como mínimo, en aquellas fachadas cuyo arranque inferior sea accesible al público desde la rasante exterior o desde una cubierta, y en toda la altura de la fachada cuando esta exceda de 18 m, con independencia de donde se encuentre su arranque.


Consideración del arranque de una fachada como accesible al público

Hay casos en los que el arranque de una fachada se puede considerar no accesible al público y en los que, por lo tanto, únicamente es preciso aplicar las condiciones establecidas en este punto cuando la altura de la fachada exceda de 18 m.
Este puede ser el caso, siempre que el arranque de la fachada esté en parcela privativa del edificio, o bien cuando, aunque esté en zona pública, tenga delante elementos que restrinjan el acceso hasta ella, como por ejemplo un espacio ajardinado no transitable, una lámina de agua, etc.

Aplicación de las condiciones de reacción al fuego
Las condiciones de reacción al fuego de las fachadas son también aplicables a los cerramientos ligeros y a los petos y defensas de las terrazas, así como a las celosías y protecciones solares de fachada.

Protección de la madera laminada antes de instalarse

PREGUNTA
quisiera hacer una consulta sobre la madera que estamos utilizando en la obra.
 Se trata de una estructura de madera laminada encolada formada por más de 30 jácenas de gran longitud.
La especie de madera es: Picea Abies
La clase de servicio de diseño es 2
La clase resistente es GL32c
El tratamiento protector que tiene es un preventivo frente a hongos e insectos.
La estructura pasa más tiempo del deseado entre la colocación de las vigas y la ejecución de la cubierta. Por lo tanto la madera está a la intemperie durante ese tiempo.
Quisiéramos saber, si es posible, si la madera con el tratamiento que tiene puede estar a la intemperie y sin sufrir daños durante un periodo de unos tres meses hasta su cubrición teniendo en cuenta el clima donde se encuentra: invierno poco lluvioso, ventoso y marítimo.

RESPUESTA
En el caso de que instale la madera y quede al descubierto “temporalmente” consulte con el fabricante – suministrador que producto de protección superficial se le debe aplicar para proteger la madera “temporalmente” de las inclemencias atmosféricas a las que va a estar sometida. En el mercado existen diferentes lasures protectores, pero el que se deba utilizar lo debe recomendar el fabricante / suministrador.

Si es una cuestiÓn de pocos meses la acción del sol es la que puede causar más problemas (aparición de fendas de secado, decoloraciones de lasur, etc.), pero es difícil dar una orientación general.

En nuestra nueva publicación Guía de la madera – Tomo 2 “Elementos estructurales y Construcción en madera”, se indica para la madera laminada no instalada y seca lo siguiente:

“Para proteger las piezas frente a la humedad, suciedad y arañazos una vez fabricadas es frecuente retractilarlas o recubrirlas con plásticos. Se recomiendan los opacos que no dejan pasar la luz para evitar su decoloración (especialmente la parcial, por zonas). Las piezas se pueden recubrir de forma individual o en grupo. Se procurará mantener esta protección hasta que la pieza esté instalada y protegida de la intemperie, aunque siempre evitando posibles situaciones de condensación.

Las piezas se deben acopiar sobre rastreles para evitar su contacto con el suelo y hacerlo sobre suelos correctamente drenados. Así mismo no se deben exponer las piezas a fuertes cambios de humedad relativa y temperatura del aire, por ejemplo si se las somete de forma temporal a la acción de cañones de calor, ya que se pueden producir gran cantidad de fendas superficiales”.

jueves, 23 de enero de 2014

Pérgola de madera que se agrisará

PREGUNTA
Tenemos un proyecto pendiente que se va realizar en un clima seco en verano y húmedo en invierno, ubicado en la Sierra de Cáceres. 


Queremos proponer toda una pérgola al exterior de madera que sea la encargada de generar las protecciones solares del edificio. Esta pérgola se propone abierta y con posibilidad de usar como soporte a plantas de hoja caduca. La cuestión es que no nos desagrada que la madera envejezca; pero debemos convencer o justificar al cliente cómo se mantendrá esta pérgola. 

RESPUESTA
La elección de utilizar madera al exterior sin protección es una posible alternativa, pero como dice en su correo se debe asumir que la madera se agrisará (cambios de color) con el paso del tiempo dependiendo de la especie elegida.

En este caso la elección de la especie es lo más importante, por ejemplo el alerce europeo, al igual que otras frondosas tropicales, se comportaría mejor que los pinos.

De todas formas nuestra recomendación es aplicar un producto de acabado superficial que la proteja de la acción del sol (que es la más agresiva) y de la lluvia. En este sentido existen productos especiales, que dependiendo de la calidad de las resinas – pigmentos – otros componentes que incorporen, exigirán un mantenimiento de 3 – 5 – 7 años. En su caso puede consultar con los siguientes fabricantes socios de AITIM:
- XYLACEL (Telf 986-34.34.24 / Fax 986-34.64.17). Rene Petit r.petit@xylazel.com / www.xylazel.com
- 3ABC Lasures (Telf: 93 - 540.60.35 / Fax: 93 - 555.09.53) Mercedes Martin martin@cedria.com / cedria@cedria.com / www.cedria.com

Así mismo le indico que:
-        La pérgola al exterior (si supone que los elementos verticales no están en contacto con el suelo): estaría en la clase de uso 3 (madera al exterior sin contacto con el suelo), por lo que se debe elegir una especie de madera que tenga una durabilidad natural adecuada, o en el caso de que no la tuviera habría aplicar el tratamientos protector que le corresponda.
-        En principio la pérgola se puede considerar como un elemento estructural, por lo que se debería utilizar madera aserrada estructural (o en su defecto madera laminada o madera maciza laminada = dúos adecuados para la clase de uso 3 y la clase de servicio 3). Estos productos deben disponer de su correspondiente marcado CE y Sellos de Calidad Voluntarios.

Por último le recomendamos, por si fuera de su interés, la compra de los siguientes libros de AITIM que puede consultar en nuestra página www.aitim.es apartado “Publicaciones”.
-        Especies de Madera
-        Protección preventiva de la madera
-        Guía de la Madera: Productos Básicos y Carpintería
En el apartado “Pliegos de Condiciones” de nuestra página, también puede encontrar información útil sobre este tema.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Libro Estructuras de Madera: Bases de cálculo, editado por AITIM

Ya a la venta el libro Estructuras de Madera, Bases de cálculo, editado por AITIM y del que son autores Ramón Argüelles, Francisco Arriaga y otros. Su precio es de 50 euros, pero durante la campaña de Navidad de AITIM se vende con un 15% de descuento. Más información enhttp://www.infomadera.net/modulos/noticias.php?id=7720


jueves, 31 de octubre de 2013

Algunas preguntas sobre tableros

PREGUNTA 1
Quería formularle una pregunta con relación a TABLEROS AGLOMERADOS MELAMINADOS DE 16 MM DE ESPESOR fijados sobre rastreles de madera, para revestimiento de paredes interiores (pasillos) en un edificio público. Concretamente, se trata de un centro de salud -ambulatorio-, cuyo uso es asimilable al de "oficinas" a efectos de protección contra el fuego.
En este sentido, el CTE DB SI 1.4 establece (en la tabla 4.1) que la clase de reacción al fuego de los elementos constructivos debe ser "C-s2,d0" para zonas ocupables y revestimientos de techos/paredes, como sería el caso referido.

Pues bien, a propósito de lo anterior, le pregunto:
Con carácter general ¿los tableros descritos cumplen con la exigencia mencionada (clase C-s2.d0)?

RESPUESTA 1
NO

PREGUNTA 2
Si no se pudiera adoptar un criterio genérico al respecto, porque haya tableros de distinto modo de fabricación y procedencia, y haya que ver específicamente de cuál se trata ¿cómo se puede saber si los ya recibidos en obra cumplen con la exigencia antes citada (clase C-s2.d0? ¿la única forma sería indagar acerca del fabricante y pedirle las características técnicas expresamente a él?.

RESPUESTA 2
Cada tablero melaminizado debe aportar el correspondiente informe de reacción al fuego realizado en un laboratorio notificado y disponer de su correspondiente marcado CE

PREGUNTA 3
Suponiendo el caso más desfavorable, el que los tableros no cumplan con la exigencia mencionada (clase C-s2.d0) ¿hay algún tratamiento que se les pueda aplicar con el que garanticen esta circunstancia? he leído algo sobre sales, barnices, etc. pero no tengo claro ni que sean efectivos ni permanentes...

RESPUESTA 3
Creemos que no, lo normal es que se utilizan como soportes tableros con reacción al fuego mejorada y melaminas también con reacción al fuego mejorada, pero que el conjunto soporte + melamina tenga la reacción al fuego requerida.
En nuestra página www.aitim.es apartado “Sellos de Calidad – Tableros derivados de la madera – Tableros con reacción al fuego mejorada” puede encontrar los fabricantes que disponen del Sello de Calidad AITIM y su correspondiente marcado CE (B-s1,d0); cuyo enlace le incluyo http://www.infomadera.net/modulos/sellos.php?id=8


Así mismo le recomiendo la compra de nuestra publicación “Guía de la Madera – Productos y Elementos de Carpintería” que puede encontrar en nuestra página apartado “Publicaciones”.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Investigación en estructuras de madera. Avances en el cálculo de uniones tradicionales

El pasado jueves 12 de septiembre tuvo lugar en la ETS de Ingenieros de Montes de Madrid la lectura de la tesis doctoral de José Ramón Aira, Ingeniero de Montes, que ha dedicado sus esfuerzos al análisis del empalme de llave, una unión de tipo tradicional para transmitir cargas de tracción.

Desde aquí queremos destacar la calidad del trabajo que ha realizado José Ramón, que abre la puerta al análisis de este tipo de uniones que son de difícil cálculo debido a la complejidad de sus mecanismos de rotura y a la existencia de concentraciones de tensiones que dificultan su modelización teórica.

El estudio ha comprendido un interesante trabajo experimental realizado en el laboratorio PEMADE de la Universidad de Santiago de Compostela, en colaboración con el Profesor Manuel Guaita; y ha sido dirigido por Francisco Arriaga y Guillermo Íñiguez de la Unidad Docente de Calculo de Estructuras de la ETS de Ingenieros de Montes de Madrid.

Experimentalmente se observa que el inicio de una grieta en la mortaja del rediente y la concentración de tensiones tangenciales en la parte inicial del cogote, determinan completamente el comportamiento mecánico de la unión.

Los resultados de la comparación de los valores de ensayo con las expresiones de cálculo disponibles para este tipo de uniones han dado lugar a una serie de ecuaciones corregidas en las que se refleja mejor el mecanismo de fallo y se obtienen valores de cálculo más ajustados a la realidad. Este trabajo se publicará próximamente en forma de artículos científicos.


La investigación realizada abre la puerta a futuros estudios similares de uniones más complejas como puede ser el empalme en rayo de Júpiter, así como a la mejora de la eficiencia de las uniones carpinteras a tracción mediante refuerzos adecuados.

Arriba, imagen de un ensayo de tracción de un empalme de llave tras su fallo, en la parte superior de la probeta se puede apreciar la aparición de la grieta de fallo. Debajo, mapa de tensiones tangenciales para una unión similar, obtenida con un programa de elementos finitos, en el que se aprecia la existencia de concentración de tensiones tangenciales en la zona en la que se inicia la grieta. Imágenes cedidas por José Ramón Aira