miércoles, 8 de marzo de 2017

Tarima de nogal


No es frecuente ver tarima de nogal.
Restaurante Loco. Rúa Navegantes 53 (Lisboa)
Arquitecto João Tiago Aguiar

Referencias: http://www.archdaily.com/806174/restaurante-loco-joao-tiago-aguiar-arquitectos

Interesante escalera


Descripción
Huellas de alistonado de pino radiata de 45 mm impregnado con acabado vitrificado mate incoloro. Forrado de pared y pasamanos El revestimiento en base a madera tipo machihembrado de 3/4” x 5” cepillada y seca de pino radiata impregnado. El acabado corresponde a una aguada de latex blanco, que despues de su aplicación fue lijado con gramaje fino, en algunos sectores, pintado en el sentido de las vetas de la madera. Casa Molles (Chile): Arquitecto Thomas Löwenstein)
Referencias: http://www.archdaily.com/806663/los-molles-house-thomas-lowenstein

lunes, 20 de febrero de 2017

¿Hay norma de instalación de puertas de madera?

PREGUNTA
Últimamente hemos tenido algún problema con algunas viviendas por exceso de humedad la cual ha sido absorbida rápidamente por las puertas, provocando desperfectos en la carpintería. Existe alguna normativa sobre las condiciones que deben tener las viviendas para que nuestras puertas que tienen el sello de calidad AITIM no sufran desperfectos?

RESPUESTA
Lamentablemente no hay ninguna norma de instalación de puertas (como si las hay sin embargo y muy completas además) de instalación de parquet y de ventanas)
En la norma UNE 56810 se dan algunas recomendaciones o prescripciones sobre el estado general de la obra que son aplicables a la colocación de parquet, que podrían servir de referencia para la instalación de cualquier elemento de carpintería interior.  
Por otra parte disponemos en nuestro catálogo de libros, uno, en formato PDF que trata extensamente el tema y puedes serle muy útil. Puede encontrarlo en el siguiente enlace 
http://infomadera.net/modulos/publicaciones.php?id=244&claseact=publicaciones

Qué hacer en un caso de termitas no previsto en una casa unifamiliar aislada de CLT

PREGUNTA
Estoy construyendo una casa unifamiliar aislada con estructura de CLT. Les he pedido a los fabricantes varias veces si ellos recomienda algún tratamiento a su madera, y su contestación es ambigua. Me comentan de que si no hay plagas, que es difícil el ataque. 
Al tratarse de dejar el peligro a la suerte, me preocupa que en 10 o 20 años, puedan tener ataques de termitas y les afecte a la estructura. Para prevenir, los fabricantes me han hablado de tratar el hormigón de la cimentación con alguna lámina, incluso pintura (descrita como una especie de alquitrán), y el especialista en termitas con el que he contactado, me ha hablado de tratar la madera, no solamente los cimientos con una lámina antixilófagos. (entiendo que cada uno intente por su negocio)
Desde vuestra asociación, qué me recomendáis?, y además, si sufren un ataque antes de los 10 años de responsabilidad estructural, tengo yo alguna responsabilidad al respecto?, me pueden acusar por mal detalle constructivo,o no haberlo previsto?

RESPUESTA
Tu consulta es compleja, te enumeramos algunos comentarios que espero que te sean útiles.
 - Responsabilidad. Mi opinión personal es que si que la tendrías, si desgraciadamente se produjera un ataque de termitas; pero no soy un experto en estos temas legales. (CTE y LOE)
-  La adopción de medidas preventivas frente al ataque de termitas siempre es deseable (y debería exigirse), sobre todo si se tiene en cuenta la vida útil de la casa y el coste del tratamiento. En principio, las termitas pueden actuar en, prácticamente, toda España.
-        En primer lugar sería importante saber si se han detectado ataques (o la presencia de termitas) en edificios – poblaciones cercanas.
-        Si la vivienda está aislada el riesgo siempre es menor, aconsejándose la eliminación de árboles viejos – muertos o piezas de madera abandonadas y en contacto con el suelo próximos a la vivienda. Y fuentes de humedad permanentes en el terreno.
-        El diseño de la casa y la incorporación de detalles constructivos (ventilación) que eviten que los elementos de madera superen el contenido de humedad del 20% disminuye en gran medida el posible ataque de termitas. Las termitas son “listas” y preferirían la madera maciza frente a productos encolados (como el CLT), pero esto no supone un “seguro de vida” a los productos encolados.
-        La incorporación de detalles constructivos que impidan el acceso de las termitas desde el suelo (placas metálicas invertidas); si vinieran por otro sitio y no se pudiera impedir su acceso, sería más complicado.
-        La incorporación de barreras químicas preventivas a nivel del suelo, que cumplan la legislación vigente.
-        Mantenimiento y controles periódicos

EPÍLOGO
Gracias. Has contribuido a que tome la decisión, creo correcta,de colocar lamina anti-termitas en el nuevo edificio que estoy construyendo. Finalmente, y a través de Promaxa, me puse en contacto con la empresa SANITRADE, distribuidor oficial de Termifilm en España. És un polietileno con permitirina impregnada, y es el indicado para nuevas construcciones en madera. 

jueves, 27 de octubre de 2016

Durabilidad paramétrica de la madera al exterior en España: últimas investigaciones

Interesante conferencia del Dr. Fernández Golfín sobre durabilidad de la madera al exterior, del que destacamos algunas conclusiones interesantes:
1. En la madera termotratada al exterior en la mitad sur de la Península se producen fendas y grietas, por donde entra el agua líquida aunque teóricamente no se pudra debido al tratamiento que ha recibido.
2. Lo que más diferencia la madera al exterior no es la H.R. sino el agua líquida. El contacto con agua líquida puede producirse tanto en exterior -lluvia- como en interior -condensación-. 
3. Los modelos europeos para riesgo de pudrición en Europa no valen para España. Aquí el riesgo es más elevado.
4. El fendado de la madera cambia totalmente el comportamiento de la madera. Frente al agua líquida todas las maderas se homogeinizan a peor, a excepción del castaño, razón por la cual es tan usado en la zona norte de España.
5. El riesgo de fendado aumenta con las dimensiones de las piezas de madera. 
6. El patrón de corte influye mucho en la resistencia de las piezas al exterior frente al agua de lluvia. La sección radial es, con mucho, la más resistente. 
 

Un poco de historia: de la desaparición de los gremios al nacimiento del sindicalismo. El caso de la madera

La muerte de los gremios
Necesariamente hemos de arrancar de una fecha decisiva: el 16 de diciembre de 1836, día en que tiene
lugar la definitiva disolución de los gremios en España.
Con la desaparición de los gremios es todo el orden de vida el que se viene abajo. Seis años antes se ha inventado la máquina de vapor y el telar mecánico. Hasta entonces el círculo de trabajo era un círculo estrecho, casi familiar, formado por maestros, oficiales y aprendices, donde las relaciones rebosaban entendimiento y humanidad. Se trabajaba despacio y con gusto, diríamos que recreativamente, a la sombra del taller, al pie de las catedrales, que se habían ido alzando también sin prisa. Se percibía la existencia del hombre en toda su entera y armónica dimensión.
Y de pronto irrumpe la máquina en el
escenario histórico: el taller se ensancha, hasta convertirse en fábrica; el hombre empieza a desdoblarse y a integrarse en la masa-ese concepto producto del maquinismo; la prisa empieza a devorarlo todo;
se dilata el horizonte de las ansiedades y las necesidades humanas, y acaba apareciendo con su desflecado perfil el llamado problema social, bajo cuyo signo aún discurre la era presente.
Dos épocas chocan sobre esa gran vertiente del tiempo: la que se resiste a morir y la que se debate en dolores por nacer y abrirse paso triunfalmente.

El alba del sindicalismo
La caída del viejo orden, reposado, sereno, traspasado de vocación y de buen gusto por el quehacer, significa nada menos que un cataclismo, aunque sus protagonistas no acierten a comprenderlo así; es una era
explosiva y revolucionaria la que comienza, y para el sometimiento de la misma, el mundo, en principio, carece de fórmula y canon.
La transformación del viejo taller en fábrica, operada por el advenimiento del maquinismo, deslinda brutalmente el campo del trabajo en dos bandos: de un lado, surgen los fabricantes, los empresarios, los
capitalistas, ganados por la sed de amasar millones; de otro, los trabajadores, los proletarios, que se organizan en busca de la fuerza necesaria para oponerse al poder del dinero, sin que el Estado, encastillado en su torre de la inactividad, alcance a sobreponerse a esos dos bloques en pugna para imponer entre ellos orden y respeto, en interés de la producción y de la sociedad misma, que empieza a resquebrajarse.
Y las masas trabajadoras, en el tobogán de los acontecimientos, se lanzan a la batalla en una doble dirección, por un doble objetivo: no sólo luchan frente al Estado por el reconocimiento de su existencia, de su misma razón de ser, sino también, un poco ingenuamente, contra el maquinismo que acabará triunfando sobre ellas, hasta hacer del trabajador un número y una pieza del vasto engranaje de la producción.
-Tales son-horror al maquinismo y asalto contra el Estado- los dos primeros episodios que en forma de escaramuzas anuncian la gran batalla de nuestro tiempo.
Estamos aún en lo que podríamos llamar prehistoria del sindicalismo, el cual irrumpe violentamente por esos dos boquetes y camina de un modo implacable, sin hacer apenas preguntas, a la caza del futuro.

Moisés Puente
Madera y Corcho. Boletín Informativo del Sindicato Nacional de la Madera y Corcho nº 83 (diciembre de 1953)

Un poco de historia: El teatro fue el gran impulsor de la industria de la madera en nuestro Siglo de Oro


El comienzo de esta industria queda reflejada en las siguientes actividades: leñadores, carpinteros, carreros y silleros.
En aquel Madrid de próximos y extensos bosques la leña debió de ser una de sus principales riquezas. Sacar leña fuera del término municipal, si no era con licencia especial del Concejo, constituía un delito, que se castigaba con la multa correspondiente y el embargo de la carga. En acta del 30 de septiembre de 1464 el castigo se consignaba en pérd:da de la carreta y multa de 600 maravedises La importancia de los carpinteros, carreteros y silleros no era muy grande, ya que entre todos éstos sumaban tan sólo diez talleres.
La mayor parte de los oficios de la madera comienzan a tener importancia a finales del siglo XVIII, debido, más que a su esmerada elaboración, al aumento del censo industrial.
Además, a consecuencia de considerar los oficios manuales como denigrantes por quienes se tenían por caballeros, han de ser los artesanos extranjeros venidos a la Corte los que en su mayor parte contribuyen a la regeneración de estas industrias. 
En esta época no debían de ser muy felices las realizaciones del mueble en Madrid, debido a ello se hacía notar la competencia, tanto del resto del país como del extanjero, concretamente la ciudad alemana de Nuremberg, célebre entonces por sus armarios, fue una de las que hizo mayores envíos a la Corte española, hasta que, para evitar la competencia, se llegó no sólo a la prohibición de entrada de los mismos en nuestra patria, sino que se decretó su expulsión. Lo que no sabemos es si los ciudadanos que ya tenían algún armario germano en su casa se verían obligados a devolverlos, aunque creemos que no llegaría la cosa a tanto.
En 1621, año de la subida al trono del rey Felipe IV, se inicia la época de mayor grandeza de nuestra poesía dramática, creando una grandísima afición en toda España, concretamente en Madrid, haciendo necesario, para poder representar las obras del Siglo de Oro, la construcción de 'tablados y escenarios, entrando de este modo la industria de la madera 'en un período de gran esplendor.
De esto se deduce que Lope y Calderón fueron, sin proponérselo, los grandes impulsores de esta industria por aquel entonces.
El lujo de que se hace gala durante el siglo XVIII está en consonancia con el gran desarroilo industrial de la ebanistería.
Destacan en este período numerosos mueblistas de la Corte, especializados, por el gusto de la época, en la marquetería y dorado a fuego. Entre los doradores fueron célebres Cristóbal Guío, que trabajó en el Buen Retiro, y Simón Mateo Sánchez, al servicio de la Real Casa.
En las ordenanzas gremiales existía una disposición por la cual los carpinteros no estaban autorizados a trabajar en determinadas maderas. Esto se abolió por real orden de Carlos IV, de 19 de junio de 1799, con motivo de una denuncia hecha por el gremio de ebanistas contra un carpintero, al que acusaban de haber comprado un carro de madera de haya y tejo, cuyo uso le estaba prohibido; mas la Junta de Comercio estimó que convendría, en bien de la libertad de la industria, dar fin a estas restricciones por lo que el Rey resolvió que en 'lo sucesivo, ambos gremios usasen sin distinción la clase de maderas; finas u ordinarias, que les conviniera.
Mediado el siglo XIX existían en Madrid las siguientes industrias afectas a la madera: 16 fábricas de construcciones de coches, 12 de cintas y listonería, 15 ebanistas, 24 constructores de carros, 34 silleros de paja, 98 carpinteros, 28 torneros y cinco toneleros y cuberos.
En 1940, los industriales. sociedades anónimas y empresas individua!es eran 1567. En la actualidad (1954) son 3.481. De ellos, 817 son carpinteros a mano, 604 talleres de carpintería mecánica, y 439 serrerías. Las que faltan se reparten en grupos más pequeños, entre los cuales figura un hormero a mano.

Fuente: Madera y Corcho. Boletín informativo del Sindicato Nacional de la Madera y Corcho, 1954