jueves, 9 de junio de 2016

Nuevas tecnologías para envejecer suelos

Qué significa exactamente un parqué envejecido? 
Es un proceso, como muchos otros, a través del cual, se pueden utilizar pavimentos antiguos, envejecer artificialmente o simular antigüedad a un pavimento nuevo.
Tomamos tablas y se les hace volver atrás en el tiempo y crear la impresión de que se han fabricado o producido en otra época y se han usado durante muchos años.
Existen diversas técnicas manuales y mecánicas para aplicar esas huellas del envejecimiento. Si se emplean medios mecánicos, hay que evitar la duplicación el patrón utilizado para dañar el suelo evitando así su efecto artificial.

Viejo o antiguo?
Cualquiera que recupera un suelo de madera de una demolición de una casa de campo u otro edificio del siglo pasado, presumiblemente obtiene un  parqué viejo más o menos atractivo, pero no se tata necesariamente de un parqué antiguo. Hay muchas discusiones sobre la distinción entre viejo y antiguo. Pero es, la industrialización, especialmente con las primeras máquinas de carpintería, la que marca la diferencia entre antiguo y viejo y esto ocurre en torno al año l800.

Defectos en el mecanizado de la madera
Antes de ese período, los tablones de madera eran aserrados de forma manual. 
El tronco del árbol se colocaba sobre un andamio o estructura caballete. Una persona se situaba en la parte superior y otra debajo del tronco teniendo que trabajar con un sierra de mano o de cuadro. Es fácil imaginarse el resultado del aserrado: los tablones no tendrían ciertamente una superficie muy regular. tan suave y sin daños como las de hoy. Si recordamos también que los tablones no estaban lijados, sino rasposos, nos damos cuenta en seguida de que un suelo de madera “antiguo” revela toda una serie de defectos “naturales”, que se mantienen a día de hoy. Otro punto de diferencia es el color de la madera.

El color oscuro de la nuestra
En el pasado las casas no se calentaban uniformemente como hoy en día. Eso significaba que el contenido de humedad era fácilmente superior al 55%. El ácido tánico del interior de la madera se oscurece cuando entra en contacto con el agua. Por eso la madera de color amarillo o color miel nunca puede ser antigua. ¿A qué viene esta disquisición? Cualquiera que quiera restaurar un parqué o un suelo de madera a su antigua gloria tiene que comprobar primero si es o no es un piso antiguo. Un piso antiguo puede ser restaurado pero nunca renovado. 
Después de todo, renovar suelos de madera casi siempre significa un lijado somero (lo que llamamos comúnmente un acuchillado). Pero lijar un piso antiguo significa también eliminar sus aberraciones naturales y, por lo tanto, la riqueza de ese suelo. ‘Restaurar’ significa volver al estado original, mientras que ‘renovar’ significa volver algo ‘como nuevo’.



Suelos muy “trillados”
Más allá de que la apariencia concreta de un suelo es el resultado de la tecnología y el color es el resultado de circunstancias externas y la edad de la madera, su carácter único proviene de su uso real. Según los expertos en la materia (como los anticuarios) un piso antiguo es auténtico cuando sus tablas siempre han servido como pavimento y la cara más “trabajada” es su lado superior, aspecto que obviamente, no puede imitarse.

Técnicas de envejecimiento
Como ya hemos dicho, hay tres grandes grupos de características de los suelos antiguos: el color oscuro, los vestigios de la antigua técnica de mecanizado de la madera y las trazas de su uso, que dan como resultado un madera más oscura y con marcas, efectos todos ellos que pueden imitarse y reproducirse de forma individual o combinada en los nuevos pavimentos de madera envejecidos artificialmente.

Imitando técnicas antiguas
Existen actualmente equipos que consiguen ese efecto antiguo, cuyo cepillado raspado recuerda las viejas y defectuosas cepilladoras de acción unidireccional que sacaba el relieve la vetas de la madera. Un equipo así puede quedar perfectamente integrado en una línea de producción actual. Estas máquinas se encuentran en varios anchos y pueden ser equipadas con diversos cepillos. 
Otro efecto efecto interesante es el de la máquina de sierra de hilo primitiva, donde quedaba marcado el movimiento de vaivén de la sierra.

Envejecimiento del color
El roble es la especie-reina en cuanto a envejecimiento del color ya que puede ser tratada como ninguna otra madera en decenas de formas, aparte del clásico barnizado, aceite, cera (cera dura) o jabón. 
El roble también se presta a todo tipo de técnicas especiales tanto térmicas como químicas, como tratamiento previo de teñido, madera lavada o puesta en remojo, blanqueada, etc.  
El roble europeo es también particularmente adecuado para la técnica del ahumado.

Imitar los daños de desgaste
Los arañazos y golpes en los pavimentos muestran por un lado las trazas del desgaste  y los vestigios de ataques de insectos y otros organismos por otro. 
Por eso mediante la realización de pequeños agujeros, podemos imitar a la carcoma, que se encuentra a menudo en el pino o reforzar el efecto de desgaste de la tarima realizado con máquinas modernas de batido para erosionar los pavimentos. Su principio es bastante simple: los tablones se colocan en un tambor lleno de tornillos, clavos, y cosas semejantes, el cual, al girar, lanza los los elementos sueltos contra las paredes internas del tambor, causando daños en su superficie, lo que le produce un envejecimiento acelerado.

Adaptado y resumido de la revista Floor Forum nº 76 del artículo Distreesing without duplication

No hay comentarios:

Publicar un comentario